KTM 125 Duke: La mas chula del insti

KTM 125 Duke: La mas chula del insti

Escrito por: David Gómez   @desde_el_sofa    7 julio 2011     Comentario     2 minutos

KTM sigue apostando por llegar a todos los púbicos. Ya sea con sus motos de campo, con sus motos supermotard, su exclusiva deportiva o ahora con esta Duke para los chavales de dieciséis años con carnet A1.

Esta “pequeña” Duke, está hecha como la 690, pero lógicamente, a escala 125 para llegar al público joven al que va dirigida. Pero no pierde su seña de identidad. Es básicamente, divertida.

Con esta apuesta, KTM pretende fidelizar al usuario desde su primer carnet, con una moto de apariencia grande, estética agresiva y unos acabados de primera clase. Una moto ideal para dar los primeros pasos en el mundo de las dos ruedas.

Su motor no supera los 15cv para ajustarse a las normas del A1 (o el B convalidado), pero es más que suficiente. Con un tacto muy agradable  que no exige llevar el motor alto de vueltas para hacerla andar. Está pensada para llevarse las miradas en los semáforos de tu ciudad, ya que su motor se queda un poco corto en carretera o autovía. Además, en prestaciones se puede codear con lo mejor de la clase, a la altura de la Aprilia RS o la Yamaha YZF-R, con un consumo de lo más contenido.

El asiento es alto, como corresponde a una supermotard, pero no tanto como para que no lleguen los jóvenes de ahora. Su chasis es un multitubular de acero y en las suspensiones, de lo mejor, amortiguador y horquilla invertida WP. Sus frenos están firmados por Brembo, con un delantero con pinza radial de cuatro pistones que muerde un disco de 280mm.

A pesar de ser una moto fabricada en la India (KTM tiene una fabrica en este país), no por eso descuida la calidad. Además, de esta forma consigue un precio contenido, con lo que aun adquiere más ventajas de hacerte con una. Sin duda una opción más para este atractivo mercado del carnet A1.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.